La situación global: amenazas y oportunidades/escenarios

El p. Amado L. Picardal, CSsR, STD

Co-secretario Ejecutivo, Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (USG / UISG)

La situación global actual provocada por la pandemia se caracteriza por ser volátil, incierta, compleja y ambigua (VUCA). Hay miedo, pánico e incertidumbre frente a un enemigo invisible. El virus que comenzó en Wuhan en diciembre de 2019 se ha extendido rápidamente por todo el mundo y ha creado una crisis mundial sin precedentes. No es solo una crisis de salud sino una crisis económica, política y social.

En comparación con la última pandemia devastadora, la gripe española de 1918, la tasa de infección y mortalidad de COVID-19 es relativamente baja. Pero la reacción y el impacto no tienen precedentes. Todo se ha cerrado: países y estados enteros están en bloqueo o en cuarentena. El daño y los cambios que siguen dependerán de cuánto dure esta pandemia y de la dirección que tomarán los líderes.

Existe incertidumbre acerca de cuándo se levantará por completo el bloqueo y cuando termine la crisis de salud. Podría tomar años contener y derrotar totalmente este virus. Como en el pasado, el virus con sus diversas mutaciones seguirá siendo una amenaza. No se puede descartar una segunda o tercera ola a menos que se encuentre y se ponga a disposición la vacuna y la cura. Por lo tanto, habrá una disminución gradual y calibrada del bloqueo y la cuarentena comunitaria. Habrá que observar el distanciamiento social / físico. Se evitarán grandes reuniones. Esto podría convertirse en la nueva normalidad.

Estamos ante una gran incertidumbre. No podemos estar seguros de lo que sucederá después. Esta es una crisis global. Mientras más persista esta crisis, mayores serán las repercusiones y los cambios más radicales. Esperamos lo mejor y nos preparamos para lo peor. Todos esperan que la pandemia termine pronto. Incluso si la crisis de salud desaparece, la crisis económica mundial continuará exacerbándose. El cierre de la economía ha llevado a una recesión económica y podría conducir a una depresión económica mundial si la tendencia continúa. Muchas empresas y negocios están en bancarrota y están cerrando. Millones han perdido sus empleos y no tienen suficiente para comer. Según el FMI, 260 millones de personas se enfrentan al hambre, especialmente en África, América Latina y Asia. Trillones de dólares se han perdido en el mercado de valores. El sistema capitalista neoliberal global está colapsando. Hay una interrupción de la cadena de suministro global y una menor demanda y consumo que dificulta la recuperación económica. Se ha descartado la llamada recuperación en forma de V, donde la economía puede recuperarse rápidamente a la normalidad.

Por lo tanto, una crisis económica y una crisis política pueden ser la consecuencia de la crisis sanitaria y humanitaria. La forma en que los gobiernos y la sociedad civil respondan a esta crisis determinará qué tipo de mundo surgirá. Para bien o para mal, la crisis política y económica podría conducir a nuevos sistemas y configuraciones económicas y políticas acompañadas de cambios culturales y sociales. Como dice el refrán, una crisis no es solo un momento de peligro, sino también un momento de oportunidad. Cuanto mayor y más profunda sea la crisis, mayor será la oportunidad de un cambio radical y duradero. Esto es lo que sucedió en Europa después de la Peste Negra en el siglo XIV. Esto podría suceder una vez más en nuestra vida.

Momentos como este requieren un pensamiento estratégico y actuar por parte de aquellos en posiciones de liderazgo en varias instituciones, ya sean gubernamentales, eclesiásticas, religiosas, etc. Esto significa mirar el panorama general y la visión a largo plazo. Una de las cosas más importantes que hay que hacer es evaluar la situación actual: las amenazas y oportunidades, las fortalezas y debilidades. Dado que es difícil predecir o pronosticar lo que sucederá, construir escenarios podría ser útil. Estos pueden ser la base de direcciones y planes estratégicos. No se puede planificar sin pasar por este proceso. No es suficiente soñar con el tipo de mundo que queremos tener después de esta pandemia. También tenemos que mirar lo que está sucediendo y lo que podría suceder. Esto debe hacerse tanto a nivel global como local. Este documento es un intento inicial o preliminar de hacerlo desde una perspectiva global. Con suerte, esto puede estimular esfuerzos adicionales para comprender la situación y las posibilidades para el futuro.

Amenazas y debilidades

El coronavirus continúa propagándose por todo el mundo a medida que aumenta el número de casos y muertes. Incluso con una contención aparente y tasas de infección decrecientes, no se puede descartar una segunda y tercera ola a menos que se encuentre una cura o vacuna y esté disponible.

La situación empeora ya que muchos gobiernos con un liderazgo inepto son incapaces de lidiar de manera efectiva con la crisis de salud y la consiguiente crisis económica. Esto allana el camino para aumentar el gobierno autoritario de los niveles nacionales a los locales. Se impone una ley marcial virtual para hacer cumplir el bloqueo o la cuarentena. El abuso de autoridad y la violación de los derechos humanos son frecuentes.

La recesión económica y la posible depresión pueden provocar el colapso o el colapso del sistema económico capitalista globalizado neoliberal. La desglobalización está en marcha. La interrupción de la cadena de suministro y la desaceleración o detención de la producción, así como la disminución del consumo y la demanda dificultan la recuperación. Esto lleva a la bancarrota, el cierre de empresas, el aumento del desempleo, el aumento de la pobreza y la escasez de alimentos. La pandemia manifiesta la brecha cada vez mayor entre los que tienen y los que no tienen.

Las economías en desarrollo de América Latina, Asia y África sufrirán más, incluso si la tasa de infección y mortalidad es menor que la de los países desarrollados. África oriental se enfrenta no solo a la pandemia sino también a la plaga de langostas. Europa, que ha estado en una recesión a largo plazo antes de la pandemia, no se libra de la crisis económica. Italia, España, Francia y Gran Bretaña están siendo golpeados fuertemente. Si bien la economía alemana parece ser estable, no puede sostenerse a largo plazo, ya que está orientada al 50% a la exportación. El colapso de la industria petrolera está afectando no solo a Arabia Saudita, Irán y Rusia, sino también a Nigeria y Venezuela. China, que se promociona como la segunda economía más grande, no se libra de la crisis económica, ya que la producción se desacelera y la demanda de sus productos disminuye. Con la fuga de capitales, el aumento del desempleo y la incapacidad de cuidar a mil millones de ciudadanos que siguen siendo pobres, el gobernante Partido Comunista intenta reforzar su control del poder a medida que los sentimientos contra China se extienden a nivel mundial.

En todo el mundo, hay una creciente apatía y sentimiento de impotencia y desesperanza de muchas personas, por un lado, y una creciente ira y malestar social, especialmente de la clase baja, por el otro.

La crisis ecológica continúa y se espera que aparezcan más enfermedades virales zoonóticas (por ejemplo, el coronavirus que se ha rastreado hasta los murciélagos y los pangolines) debido a la continua destrucción de los ecosistemas y el contacto entre la vida silvestre y los humanos.

La realización del impacto letal de los virus puede conducir a su desarrollo y utilización futura como arma biológica más destructiva que las armas nucleares. Si esto llega a manos de estados corruptos como Corea del Norte y grupos extremistas como ISIS y Al-Qaeda podrían hacer uso de esto.

Hay una ausencia de una respuesta global coordinada a las crisis sanitarias y económicas. Estados Unidos, que tiene el estatus de la única superpotencia global, mantiene una postura aislacionista (primera en Estados Unidos), poco dispuesta a ejercer el liderazgo en el escenario global. Ve a la OTAN como irrelevante después de la disolución de la Unión Soviética y solo está interesado en controlar la amenaza de la expansión rusa apuntalando a Ucrania y Polonia económica y militarmente. La Unión Europea no logra mantener un enfoque unido de la crisis, dejando a cada estado nación valerse por sí mismo y resucitando las fronteras nacionales. G7 es historia y G20 no funciona. Las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad y las Organizaciones Mundiales de Salud no pueden abordar la crisis y, por lo tanto, la ausencia de coordinación internacional y solidaridad. El sueño de un orden político y económico global interconectado está amenazado por la fragmentación y el resurgimiento del nacionalismo y el proteccionismo.

Una crisis espiritual podría acompañar a la salud, la crisis económica y política. A medida que la gente tenga sentido de la tragedia y se aflija por los innumerables sufrimientos, muertes y devastaciones de la pandemia, surgirán preguntas teológicas: ¿Dónde está Dios en todo esto? ¿Cómo podría Dios permitir que esto suceda? ¿Es este el castigo de Dios? ¿Dios realmente contesta nuestras oraciones?

Oportunidades y Fortalezas

Varios países de la Unión Europea liderados por Alemania se han comprometido a recaudar $ 8 mil millones para el desarrollo y distribución de vacunas.

Cada nación-estado / gobierno está actuando para contener la propagación del virus y abordar las necesidades inmediatas de las personas y la economía (por ejemplo, liberación de fondos estatales, ayuda, paquete de rescate de estímulo, etc.). Los líderes políticos ineptos y autoritarios y los sistemas responsables de la propagación del virus se desenmascaran y serán responsables. Están surgiendo líderes y sistemas políticos efectivos y democráticos. Países como Taiwán y Suecia logran contener el virus sin medidas draconianas y recurren al gobierno autoritario. A la larga, los ciudadanos serán más exigentes al elegir líderes de servicio competentes y compasivos con una estrategia clara para abordar la crisis que enfrenta la sociedad (salud, economía, ecología, etc.).

Los grupos eclesiásticos y de la sociedad civil se movilizan para brindar ayuda a los pobres que están más afectados y a los grupos de primera línea. Esta crisis en sacar respuesta compasiva. Las grandes corporaciones empresariales se dedican a contribuciones benéficas. Instituciones financieras internacionales como el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Mundial y el FMI han expresado su voluntad de cancelar las deudas de los países en desarrollo.

Se maximiza el uso de la comunicación digital y la tecnología de la información (trabajo remoto, reuniones en línea, masas en línea, etc.). El comercio digital y la industria sobreviven y prosperan. Esto puede conducir a la aceleración de la 4ta revolución industrial.

La ONU y el llamamiento global del Papa para el alto el fuego han sido atendidos en algunas áreas ya que las partes en guerra no pueden llevar a cabo ofensivas en lugares donde el virus se ha extendido.

Hay menos emisiones de GEI debido al cierre de fábricas y al menor uso de vehículos, un alivio temporal para el calentamiento global con menos demanda de combustibles fósiles y el colapso de la industria petrolera.

Dado que la situación es volátil, incierta, compleja y ambigua, es muy difícil pronosticar lo que sucederá en un mundo postpandémico. Es mejor construir escenarios que pueden o no suceder. Ver el peor de los casos y el mejor de los casos puede ser útil para ayudar a desarrollar estrategias y respuestas flexibles.

Escenario 1: pandemia a corto plazo seguida de recuperación rápida

La pandemia termina antes del nuevo año 2021, con el rápido descubrimiento y la producción de vacunas, así como la aparición de curas efectivas. Los casos y las tasas de mortalidad se mantienen al mínimo. El bloqueo y la cuarentena se levantan en todo el mundo. Hay una recesión económica a corto plazo y una recuperación económica en forma de U está en camino para el primer o segundo trimestre de 2021 debido al exitoso programa de recuperación dirigido por el gobierno. La recuperación económica total se logra en tres años, especialmente en economías desarrolladas como Estados Unidos, China, Japón y Alemania. Las economías en desarrollo y emergentes tendrán más dificultades para recuperarse sin ayuda internacional externa.

Hay un rápido crecimiento del comercio digital, la comunicación, etc. (Amazon, Zoom, etc.). El estado de China como centro mundial de fabricación se reduce a medida que crecen los sentimientos contra China con el esfuerzo de responsabilizarlo por la propagación del coronavirus. El proceso de descentralización de la cadena de suministro comienza con la retirada de las fábricas y las inversiones de China y la transferencia a Vietnam, Tailandia, Filipinas, India y México.

La transferencia del centro de fabricación a México es beneficioso para América del Norte y evita la interrupción futura de la cadena de suministro.

La elección de un nuevo presidente de EE. UU. Que sea más competente y compasivo puede allanar el camino para que EE. UU. Ejerza un liderazgo global en la respuesta internacional coordinada a la crisis económica y de salud. Esto beneficiará a los países en desarrollo y preservará la estabilidad en las diversas regiones.

Las tensiones surgen a medida que China continúa expandiéndose y consolidando su influencia en el Mar del Sur de China mediante la acumulación militar en curso en las islas en disputa. Sin embargo, no puede alcanzar la hegemonía regional ya que no se recupera completamente económicamente.

La liberación de GEI como industrias y vehículos a base de combustibles fósiles vuelve a la normalidad e incluso se duplicó para compensar las pérdidas. El cambio climático y la crisis ecológica continúan ya que los gobiernos no pueden implementar el acuerdo de París con respecto a la reducción de las emisiones de GEI.

Con la contención y la desaparición del virus, el control autoritario / totalitario se alivia en muchos países mientras permanece arraigado en otros países.

Escenario 2: Pandemia a largo plazo (depresión económico-política)

La pandemia continúa propagándose, no se han descubierto ni desarrollado vacunas efectivas ni vacunas. El virus sigue llegando en oleadas durante varios años, el número de casos y muertes continúan aumentando. La pandemia sigue siendo una amenaza durante los próximos 4 a 10 años o incluso más con la cuarentena intermitente o el bloqueo y la interrupción de las actividades económicas. Se esperan más pandemias zoonóticas debido a la destrucción de los ecosistemas.

La recesión global se convierte en depresión económica. Quiebra, desempleo, pobreza creciente y hambre generalizada. Colapso de varias de las siguientes industrias: petróleo, aerolínea, turismo, hotel, restaurantes, centros comerciales, pequeñas empresas. La depresión económica se acompaña de depresión política, ya que Estados Unidos no está dispuesto a ejercer el liderazgo global y no puede ejercerlo, y las principales potencias no logran actuar juntas. La Unión Europea no aborda la crisis económica colectivamente y la unidad europea se desmorona a medida que cada estado-nación afirma su autodeterminación. Italia, España y Francia se ven muy afectados por la depresión con las filas de los desempleados y los pobres crece. La economía de Alemania se ve muy afectada ya que la falta de demanda y consumo de sus vecinos europeos debilita su economía orientada a la exportación.

Rusia continúa disminuyendo debido al colapso de la industria petrolera, la corrupción en curso y el envejecimiento de la población. Las tensiones en el Mar Meridional de China continúan mientras China afirma su dominio y hegemonía en la región y las fuerzas navales de EE. UU. Realizan ejercicios de libertad de navegación. Esto podría desencadenar escaramuzas con los países vecinos (por ejemplo, Japón, Vietnam e Indonesia) o la guerra si China intenta ocupar Taiwán. Al mismo tiempo, estalla la lucha por el poder dentro del Partido Comunista Chino debido a la ineptitud de prevenir la pandemia a medida que varios países se esfuerzan por responsabilizar a China. China pierde su papel como centro mundial de fabricación y no se recupera económicamente a medida que Estados Unidos, Europa, Japón y otros países se distancian y aíslan a China. Crecen el descontento y el malestar social que amenazan el colapso del régimen autocrático chino y la consiguiente fragmentación en las regiones. El envejecimiento de la población, la desigualdad y la economía orientada a la exportación de China le impiden alcanzar su ambición de ser una superpotencia.

Justificando la continua amenaza del virus, los regímenes autoritarios y totalitarios en todo el mundo continúan aumentando y consolidándose para hacer cumplir el orden social. Se mantiene la vigilancia y el control de todos los aspectos de la vida. Se violan los derechos humanos y los derechos civiles, incluidos los derechos religiosos, para justificar la defensa de la población contra el virus. La espiral de violencia continúa a medida que crece la resistencia. Esto puede conducir a rebeliones y desobediencia civil ya que el gobierno no aborda la salud, así como la crisis económica y el hambre de manera efectiva.

Una mayor intervención del gobierno puede conducir a un modelo fascista / capitalista de estado o un modelo socialdemócrata. Los regímenes autoritarios ineptos no abordan la crisis múltiple y los colapsos. Esto puede conducir a la aparición de líderes y sistemas políticos más competentes y compasivos.

Mientras tanto, se acelera la cuarta revolución industrial (economía digital, comercio electrónico, impresión 3D, fabricación local, trabajo remoto, etc.). Nueva normalidad: educación en línea, reuniones, conferencias.

La amenaza a largo plazo de la pandemia y el bloqueo intermitente y la disminución de las emisiones de GEI brinda una oportunidad para que el medio ambiente descanse, desacelerando el cambio climático. Hay un cambio en el estilo de vida y los patrones de consumo debido a la vida frugal.

Escenario 3: utópico / Mejor escenario: surgimiento de un nuevo mundo

La pandemia y su impacto a largo plazo aceleran el colapso del orden económico capitalista neoliberal global. Las vacunas y la cura efectiva del virus se producen y distribuyen en todo el mundo. Surge un nuevo orden político-económico multipolar capaz de responder a las crisis pandémicas y ecológicas. A medida que continúa la desglobalización del sistema económico, surgen nuevas formas de interconexiones y cooperación internacional. Ninguna nación ejerce la hegemonía global, cada uno enfoca sus esfuerzos primarios en la reconstrucción de sus instituciones y sistemas económicos, políticos y sociales. Las naciones desarrolladas que son las primeras en recuperarse de la crisis brindan ayuda humanitaria y económica a las naciones menos afortunadas que se ven muy afectadas.

Los estados-nación adoptan un sistema de economía mixta acompañado de una fuerte intervención del gobierno para promover la justicia social siguiendo el modelo socialdemócrata. Los políticos incompetentes y corruptos que han sido desenmascarados durante la crisis son reemplazados por nuevos líderes que son más competentes y están más preocupados por el bien común. Existe una intervención estatal para impulsar la economía, abordar la pobreza y el hambre, y garantizar la atención sanitaria universal, la seguridad alimentaria, la creación de nuevos empleos con seguridad laboral, el apoyo a las pequeñas industrias, que participan activamente en la planificación de la reconstrucción de la economía. y redistribución de la riqueza.

Con el colapso de la cadena de suministro dependiente de China como centro de fabricación del sistema económico global neocapitalista, se adoptan políticas nacionalistas y autosuficientes. La aceleración de la cuarta revolución industrial con el desarrollo de 5G, robótica, impresión 3D, comunicación digital mejorada y comercio electrónico cambian radicalmente el sistema económico. No habrá necesidad de centros de fabricación off-shore y cadenas de suministro centralizadas / distantes. La fabricación nacional para los mercados locales y el consumo florecerán. Se promoverán las industrias descentralizadas, de pequeña escala, basadas en la comunidad. Se instituirá un sistema universal de salud. La economía se orientará hacia la preparación para la próxima crisis pandémica, así como para la crisis ecológica. En lugar de un sistema económico centralizado y globalizado, será un sistema interconectado y basado en red que utilizará la última tecnología de información y comunicación digital provocada por la 4ta revolución industrial.

La industria petrolera que se derrumbó durante la pandemia no se recupera por completo con la disminución de la demanda de combustibles fósiles y el rápido desarrollo de fuentes de energía renovables y nuevos métodos de fabricación. Esto significa que la distribución de energía a gran escala se reemplaza por una nueva red eléctrica basada en la comunidad.

Se promoverá una economía de comunión preocupada no solo por el crecimiento y las ganancias, sino también por compartir entre ellos y con los pobres y los necesitados.

A medida que el distanciamiento físico y la evitación de grandes reuniones se convierten en la nueva norma, se desarrollan nuevos patrones de interacción social (comunidades locales / pequeñas, comunidades en línea / virtuales).

Lo que he intentado hacer en este documento es proporcionar una evaluación inicial de la situación global y las perspectivas para el futuro basada en mi investigación, monitoreando las noticias y buscando seminarios web de YouTube y entrevistas de expertos durante el cierre. Esto de ninguna manera es exhaustivo, se seguirá desarrollando y profundizando. Hacer una evaluación continua de la situación global y local es tarea de todas las instituciones, incluidos la Iglesia y los institutos religiosos en varios niveles. Esto como la base para establecer direcciones y planes estratégicos.

Bibliografía :

Frank Snowden, Epidemics and Society, Yale University Press: London, 2019

Joshua Loomis, Epidemics: Impact of Germs & Their Power over Humanity, ABC-CLIO: CA, 2018

Joshua Gans, Economics in the Age of Covid-19, MIT Press: London, 2020

George Friedman, Flashpoints: The Emerging Crisis in Europe, Anchor: New York, 206

George Friedman, The Next 100 Years: A Forecast for the 21st Century, Doubleday: NY, 

Ian Bremmer, Every Nation for Itself: Winners and Losers in a G-Zero World, Penguin: NY 2012

Peter Zeihan, DisUnited Nations:The Scramble for Power in an Ungoverned World

George Magnus, Red Flags: Why Xi's China is in Jeopardy, 

Klaus Schwab, The Fourth Industrial Revolution, World Economic Forum: Geneva, 2016

Christiana Figueres et al., The Future We Choose: Surviving the Climate Crisis, Knopf: NY, 2020

Luigino Bruni (ed). The Economy of Communion, New City Press: NY, 2002