Durante una pandemia

Dr. Robert J. Wicks

Hace unos años una conocida escritora y mujer sabia pidió verme. Nada más llegar, me dijo que estaba teniendo ataques de pánico, así que le organicé sesiones semanales de tutoría. Cuando vino por tercera vez, le sugerí que en vez de tener la reunión en el despacho, camináramos alrededor del lago. Mi sensación era que la belleza y la actividad mientras caminábamos y hablábamos juntos la pondrían más tranquila para que se sintiera más libre de soltarse y profundizar en lo que había detrás de sus miedos. 

A mitad del camino, de repente, se detuvo por el sendero, se volvió hacia mí, de golpe, y me preguntó con voz ronca: "¿Desaparecerán alguna vez estos ataques de pánico?" A cambio, la miré directamente a los ojos, sonreí y respondí con calma: "¡Oh, sin duda! Ese no es el problema". Por la expresión de su cara, puedo decir que se quedó desconcertada. Finalmente, encontró las palabras para preguntar: "Bueno, entonces ¿cuál es exactamente el problema?" Y entonces le dije: "El verdadero desafío consiste en que, antes de que vuelva el pánico, puedas aprovechar el tiempo en que te sientes tan vulnerable y verte a ti misma y la vida con más hondura y de una manera nueva, antes de que las cosas vuelvan a la normalidad".

Lo mismo puede decirse a la hora de vivir una pandemia. La gente lleva máscaras en las tiendas de comestibles y se distancian unos de otros, algunos están solos en casa durante largos períodos de tiempo, hay miedo a la enfermedad y la muerte, las familias se separan o se juntan como no lo hacían desde años. El malestar es palpable y el final todavía está lejos. 

Los expertos aseguran que deben ocurrir varias cosas antes de que vuelva a haber cierto grado de normalidad. Estas incluyen la llegada a un punto culminante, y una eventual reducción de los casos reportados por al menos 2-3 semanas. El gobierno local debe tener la capacidad de probar los casos sospechosos y monitorear los casos positivos. Además, los centros de salud deben tener la capacidad de tratar a todos los que necesiten ser hospitalizados y proporcionar un nivel de atención que esté en consonancia con los altos estándares que esperamos hoy en día del sistema sanitario.

Es muy posible que todo esto suceda y que volvamos a la vida en muchas, pero no en todas, las formas a las que nos hemos acostumbrado. Esto nos tranquilizará y es algo bueno. Permanecer en un estado de crisis durante demasiado tiempo puede ser debilitante. Sin embargo, podemos correr el peligro de volver a una "nueva normalidad", es decir, olvidar lo que se nos ha enseñado durante la crisis. Esto incluye apreciar y considerar a fondo algunos conocimientos tan básicos, pero a menudo desestimados, que son intuiciones fundamentales de la vida:

  • La vida es frágil, y moriremos.
  • Las relaciones importan.
  • La sencillez puede permitirnos sacar asombro y gozo de las "pequeñas" cosas.
  • El silencio y la soledad pueden brindarnos un entorno para poder profundizar en lo que vivimos
  • y
  • Un profundo sentido de fe en algo, alguien o una filosofía más grande que nosotros puede ser una luz en la oscuridad para ayudarnos a encontrar una psicología que sostiene el sentido de la vida, sin importar lo que pase; puede ser una sana reserva que experimentamos en lo profundo de nuestro ser.

Esta pandemia está siendo profundamente perturbadora o, al menos, molesta, algo estresante y turbulento para nuestra forma de vida habitual. Aún así, es también una oportunidad única, una rara apertura, para vernos a nosotros mismos y experimentar la vida más profundamente. La pregunta que queda, sin embargo, es: ¿Abriremos nuestros ojos y corazones no sólo para ver esto ahora, sino que, incluso, descubriremos la vida y a nosotros mismos como no hubiera sido posible hacerlo si la pandemia no hubiera ocurrido, y nos permitiremos simplemente volver a una nueva "normalidad" o, cuando todo haya terminado, seremos capaces de abrazar la nueva sabiduría que se nos ha regalado?

El doctor Robert J. Wicks es un psicólogo clínico y escritor. Escribe sobre la intersección de la espiritualidad y la psicología. Ha publicado más de 50 libros tanto para profesionales como para el público en general. Algunas de sus obras son: Perspective: The Calm within the Storm; Bounce: Living the Resilient Life; Riding the Dragon: 10 Lessons for Inner Strength in Challenging Times; Spiritual Resilience: 30 Days to Refresh Your Soul...